Alsacia, Friburgo, Lucerna y Berna

Se acercaban las vacaciones de Navidad y me entraron muchas ganas de hacer una escapada para fin de año. Los precios de los vuelos estaban muy altos por lo que pensamos en hacer una ruta en coche. Teníamos claro que queríamos visitar la Alsacia (región de Francia) pero teníamos más días para alargar el viaje visitando algún lugar cercano.

Ruta para 7 días:

Barcelona – Aviñón (Francia) – Región de la Alsacia francesa (Francia) – Estrasburgo (Francia) – Friburgo de Brisgovia (Alemania) – Lucerna (Suiza) – Interlaken (Suiza) –  Berna (Suiza) – Barcelona

La región de Alsacia es una planicie que se encuentra al nordeste de Francia y hace frontera tanto con Alemania como con Suiza. Esta región tiene una longitud de 190km por 50 km de ancho, por lo que es una zona ideal para visitar en coche en cualquier época del año. El coche permite ir recorriendo sus principales ciudades y pueblos medievales a través de largas extensiones de viñedos. En verano la visita se puede combinar con la degustación de sus vinos y en invierno los alsacianos se vuelcan en la decoración de sus pueblos y estos se llenan de luces y mercados navideños.

Por la zona hay muchos pueblos de cuento a visitar, pero nuestro plan era dedicar dos días a su visita y teníamos que elegir dentro de la larga lista. Los pueblos que elegimos fueron:

  • Colmar
  • Ribeauvillé
  • Riquewihr
  • Kaysersberg
  • Eguisheim
  • Turckheim
  • Obernai
  • Castillo deHaut-Koenigsbourg

Si visitáis la Alsacia en Navidad es recomendable consultar los horarios de los mercados navideños para saber en qué pueblos los podréis encontrar:

https://noel.tourisme-alsace.com/fr/calendrier-des-marches-de-noel/

http://www.noel-colmar.com

Cómo llegar a Alsacia

Si se quiere visitar la zona en coche de alquiler, una de las opciones es ir en vuelo a Estrasburgo, la capital de la región, o Mulhouse, o también se puedo buscar algún aeropuerto cercano en Alemania o Suiza como pueden ser Friburgo, Basilea o Stuttgart.

Otra opción es ir desde nuestra ciudad en coche hasta Francia, aunque esta alternativa no tiene por qué ser la más económica (si vais solo 2 personas). Nosotros nos decantamos por esta ya que nos encanta viajar en coche y los precios de los vuelos eran demasiado altos. Sin embargo, se debe tener en cuenta el coste de gasolina, parkings y peajes. En nuestro caso el coste total del transporte (incluyendo los conceptos nombrados) fue de 415€.

Día 1: BarcelonaAviñón

Salimos de Barcelona a media tarde después de celebrar Sant Esteve con la familia. Con la barriga bien llena nos subimos al coche sobre las 17.30h dirección Aviñón donde pasaríamos nuestra primera noche. Es un trayecto de 430km y se hacen en unas 4 horas por lo que llegamos a las 21.30h al hotel. El trayecto se hace muy rápido ya que es todo autopista de pago y el límite de velocidad de 130km/h en Francia agiliza el trayecto. Una vez instalados en el hotel aprovechamos para planificar el día de mañana y nos fuimos a dormir temprano.

Nuestra idea principal era hacer Barcelona – Colmar en un día, pero pudiendo salir un día antes aprovechamos para hacerlo en dos tramos y hacer la parada en Aviñón. De Barcelona a Colmar hay 1.047km que significa unas 9:30h de coche.

Nos alojamos en el Hotel Ibis Budget Avignon Centre situado justo delante de la muralla del casco antiguo por un precio de 46,97€ la noche. Hay parking público gratis en las inmediaciones y nos fue muy fácil encontrar aparcamiento. En un principio es gratis hasta las 9.00h de la mañana, pero nosotros sacamos el ticket de la máquina y nos indicaba 6h extras. El hotel es sencillo, pero está muy bien al tratarse de una ciudad de paso en la que no pretendíamos pasar más que una noche.

Día 2: AviñónAlsacia

Salimos del hotel en coche para ir al centro de Aviñón a desayunar y visitar los principales puntos de interés. Es difícil aparcar en el centro, incluso cuesta encontrar zonas de pago/parking, una opción es el parking de la Place du Palais (se debe acceder desde la puerta de la muralla que da al puente). Estacionamos y fuimos directos a visitar el Palacio Papal, uno de los edificios góticos más grandes e importantes medievales de Europa. El palacio está situado en una bonita plaza llamada Place du Palais donde también se encuentra la Catedral de Aviñón y el Palacio Pequeño (actualmente es un museo). La ciudad estaba desértica, seguramente por las fechas, y nos costó encontrar un café abierto donde desayunar. Dimos una vuelta por la Place de lHorloge y recorrimos las calles de sus alrededores. Aunque solo teníamos previsto pasear durante 1 hora, disfrutamos de un agradable paseo por esta bonita ciudad y terminamos desayunando un riquísimo croissant francés en una heladería llamada Le Goeland (esquina Rue Saint Agricol con Rue Joseph Vernet). Solo teníamos pendiente ver el Puente de Aviñón, que vimos una vez ya estábamos de nuevo en el coche dirección Colmar.

Foto 1.jpg

Palacio Papal de Aviñón

Salimos de Aviñón a las 9.00h ya que teníamos por delante unas 6 horas en coche (640km). Hicimos parada técnica a medio camino para repostar gasolina y aprovechamos para comer un bocadillo en la cadena de fast-food Pomme de Pain. A lo largo de la autopista está lleno de estaciones de servicio (en francés “Aire”) por lo que no hay problema de parar en cualquier momento.

Llegamos a las 16.00h al hotel que teníamos en Ribeauvillé. Nuestra intención era alojarnos en Colmar, que es el pueblo más grande de la Alsacia, sin embargo, al coger el viaje con tan poca antelación no encontramos ningún hotel que nos gustara disponible. El Hotel escogido fue el Le Ménestrel (Ribeauvillé) y pagamos 172€ por dos noches. El hotel dispone de parking gratis privado y no es necesario reservar. Además, está muy cerca del centro de pueblo y se puede ir paseando tranquilamente (unos 15 minutos a pie).

En esta época del año el sol se pone bastante temprano por lo que solo realizar el check-in salimos a dar un paseo por Ribeauvillé y así pudimos verlo con luz. Es un pueblo muy bonito donde pudimos ver por primera vez esas casitas de colores con entramados de madera vista en sus fachadas. Es un pueblo más bien alargado que merece la pena visitar hasta el final por la Grand Rue pasando por la Torre de Bouchers, Place de la Sinne y la Rue de lÉglise. La visita es de aproximadamente 1 hora, aunque si se para a tomar algo se puede dedicar más rato. Además, si os interesa y tenéis más tiempo, cerca de la localidad están las ruinas de tres castillos: Ulrichsburg, Girsberg y Hahrapppoltstein.

Hay aparcamiento de pago justo a la entrada del pueblo. Nosotros al tener el hotel en este pueblo tomamos un chocolate caliente a media tarde aprovechando que empezó a llover bastante e hicimos tiempo hasta la hora de cenar. Hay que adaptarse al horario francés ya que comen entre las 12.30h y la 13.30h y salen a cenar de 18.30h a 20.00h. Elegimos para la cena un restaurante situado a la entrada del pueblo llamado Brasserie de la Poste. Decidimos probar la Tarte Flamblee Gratinee y la Tarte l’Oignon, dos platos tradicionales de la región. Nos encantaron los dos platos (precio de 25€ en total).

Día 3: Ruta por Alsacia

 Después de realizar una primera inmersión en la región de Alsacia visitando Ribeauvillé hoy era el día para visitar el resto de pueblos que teníamos en nuestra lista. La planificación era visitar la ciudad de Colmar y los pueblos de Eguisheim, Kayserberg, Turchkeim y Riquewihr.

Madrugamos y salimos del hotel a las 8.30h sin desayunar con la intención de hacerlo en el primer pueblo que visitaríamos. Decidimos ir a primera hora a Eguisheim ya que era el pueblo que nos quedaba más al sur y así ir subiendo hasta Ribeauvillé donde pasamos también la segunda noche.

Eguisheim es un pueblo pequeño y radial que se puede visitar tranquilamente en 1 hora. En nuestro caso le destinamos 1.30h ya que desayunamos allí. No nos fue fácil encontrar un café para desayunar, pero finalmente al llegar a la plaza donde se encuentra el mercado de Navidad había una cafetería abierta llamada Salon de Thé. Lo más bonito del pueblo es pasear por la calle Rue du Rempart Nord y Sud y llegar a la Place du Château sLéon. Al ir a primera hora encontramos a muy poca gente por las calles y fue ideal para poder sacar fotografías preciosas. Hay parking de 9 a 19h por 2€ pero tambiénse puede encontrar aparcamiento gratis en las calles de alrededor.

Foto 2

Eguisheim

Nos subimos de nuevo al coche sobre las 10.45h para ir a visitar la ciudad de Colmar y pasar allí el resto de la mañana. Colmar es una pequeña ciudad de unos 70.000 habitantes con un casco histórico de cuento. Sus calles adoquinadas, edificios medievales y casitas de colores se merecen al menos una visita, preferiblemente durante Navidad. En esta época del año toda la ciudad se viste con luces y decoración navideña además de los cinco mercados que se adueñan de las principales plazas de la ciudad. Estos mercados se encuentran en: Place des Dominicains, Place Jeanne d’Arc, Place de l’Ancienne Douane, Petit Venise y Koïhfhus en Place Du Marché Aux Fruits (mercado interior). Estos pueden variar según el año por lo que os recomiendo consultar antes la página web o si no tenéis tiempo no hay problema porque la ciudad está llena de carteles y es fácil encontrarlos. También podéis obtener toda la información necesaria en la oficina de turismo que se encuentra en la Place Unterlinden.

Una vez llegamos a Colmar fuimos a dejar el coche en un parking abierto (horario de 9 a 19h y bastante económicos). Queríamos ir al parking del centro, pero debido al tráfico aparcamos en uno llamado Scheurer Kestner y resultó está muy cerca del de la Plaza de la Catedral.

Hay que dedicar como mínimo 3 horas a visitar esta ciudad. Mi recomendación es visitarla de día para poder disfrutar de sus coloridas casas, pero también es buena idea dar un paseo de noche para verlo decorado con las luces de navidad.

¿Qué visitar en Colmar?

Hay que recorrer todo el casco antiguo y de forma natural uno se va encontrando con los principales puntos de interés: la iglesia St Matthieu, Iglesia de los Dominicos, Place des Dominicains, Colegiata St. Martin, Place de la Cathédrale, los mercados navideños, Grand Rue, Petite Venise (pequeño barrio), Marche Couvert (mercado cubierto), Rue des Clef, Koïhfhus (antigua aduana), Maison Pfister, Rue des Marchands

Horario mercado gastronómico cubierto:

  • Martes a jueves: 8 – 18h
  • Viernes: 8 – 19h
  • Sábado: 8 – 17h
  • Domingo: 10 – 14h

Al empezar la visita a media mañana nos pilló la hora de comer y, a diferencia de en los pequeños pueblos de la Alsacia, Colmar ofrece una gran variedad de restaurantes. Entramos en uno de los restaurantes de la Grand Rue llamado Brasserie Schwendi donde ofrecen cocina continuada de 12 a 22.30h y allí pudimos degustar la famosa Quiche Lorraine.

Foto 3.jpg

Colmar

Finalizada la visita a esta maravillosa ciudad teníamos planificado visitar Kayserberg, pero como íbamos bien de tiempo decidimos pasar por Turckheim.

Turckheim es un pueblo distinto al resto que visitamos en nuestra ruta por la Alsacia. Tiene menos encanto ya que las casas son más modernas, pero merece la pena dar una vuelta de 30 minutos para ver el contraste con los otros pueblos. Da la impresión que es un pueblo más residencial y tranquilo. Hay parking gratuito a la entrada del pueblo en la Place de la République.

Después de esta visita rápida cogimos de nuevo el coche para ir a Kayserberg. Este pueblo ofrece aparcamiento de pago de 9 a 19h por 2h, pero solo acepta monedas. Kayserberg está situado en un pequeño valle y se distingue de los anteriores pueblos gracias al puente de piedra que cruza el río. Es un pequeño pueblo con mucha vida la cuál gira alrededor de la calle principal llamada Rue du General de Gaulle y la Place Jean Ittel. Paseamos por este pueblo hasta el atardecer y aprovechamos para tomar una crepe de Nutella en un local llamado Kaysers’ Bier.

Foto 4.jpg

Kayserberg

Finalmente regresamos al hotel sin cenar ya que al merendar a las 19h no teníamos hambre para cenar. Nos adaptamos rápidamente al horario de comida, pero no de cena.

Día 4: AlsaciaEstrasburgo

Teníamos un segundo día para disfrutar de la Alsacia y teníamos planificado visitar Riquewihr, el Castillo de Haut-Koenigsbourg, Obernai y Estrasburgo.

Salimos a primera hora de la mañana para ir a visitar Riquewihr, el pueblo más turístico de la región. Tiene aparcamiento de pago de 9 a 19h y el precio es de 3€ por 2 horas o 5€ por 4 horas. Solo llegar al pueblo decidimos desayunar en la primera pastelería que encontramos ya que tampoco había muchas opciones. Dimos un paseo rápido por el pueblo el cual es bastante pequeño y seguimos nuestra ruta. Aun siendo el pueblo más turístico no fue el nuestro preferido, pero la Torre Dolder tiene su encanto gracias.

Se hicieron las 10.40h de la mañana y decidimos coger rumbo hasta el Castillo de Haut-Koenigsbourg situado a unos 30 minutos en la montaña Stophanberch. Nos sorprendió la cantidad de gente que estaban visitando el castillo. El exterior es muy bonito, pero el interior también merece la pena (el precio de la entrada era de 9€ y la visita se realiza en 1.15h aprox.). Es importante consultar los horarios con antelación ya que en noviembre y diciembre los horarios son más reducidos y está cerrado de 12 a 13h. Nosotros llegamos a 11.30h y pensábamos que no tendríamos tiempo para la visita, pero justo este día al ser festivo no cerraron al mediodía.

Foto 5.jpg

Castillo de Haut-Koenigsbourg

Una vez finalizada la visita fuimos directos a comer a Obernai que está situado a 40 minutos. Hay aparcamiento gratuito en Parking des Remparts. Llegamos sobre las 13h y queríamos comer en un restaurante que nos habían recomendado llamado Les Remparts pero nos dijeron que estaba lleno y además de malas maneras. Tuvimos que buscar un plan B, en más de un restaurante nos dijeron que estaba lleno y terminamos encontrando sitio en La Halle Aux Bles. Es un restaurante muy agradable, con comida tradicional. Pudimos probar el foie Gras y pedimos también dos Cordon Bleu (coste de la comida de 60€).

Llegamos a Estrasburgo a las 15.30h y fuimos directos al hotel a dejar el coche para poder empezar la visita. Nos alojamos en el City Résidence Strasbourg Centre por 90€ la noche. El hotel está muy bien situado, a unos 15 minutos caminando del centro y dispone de parking privado por 8€ al día (no se puede reservar).

Cogimos un mapa en el mismo hotel y salimos directos a descubrir esta magnífica ciudad. Pasamos la tarde entera recorriendo la ciudad que esta magníficamente adornada para la Navidad y en cada una de sus plazas tiene un mercado navideño. A última hora de la tarde empezó a nevar bastante fuerte y decidimos resguardarnos en el Starbucks de la Place Kleber antes de regresar al hotel.

Mapa Estrasburgo.png

Mapa de Estrasburgo

¿Qué visitar en Estrasburgo?

Si disponéis de un día entero será suficiente para conocer esta ciudad, sin embargo, si se quiere visitar a fondo y más tranquilamente es recomendable destinarle dos días.

  • Place de l’Homme de Fer
  • Place Kleber (plaza principal donde ponen el árbol de Navidad)
  • Place du Temple Neuf (en ella se encuentra una bonita iglesia protestante llamada Temple Neuf)
  • Place St. Pierre le Jeune
  • Rue de la Mesange
  • Place Broglie: es interesante pasear por las calles de alrededor sobretodo la Rue des Charpentiers y la Rue des Juifs y visitar el exterior de estos dos edificios: Hotel de Ville y Palais Episcopal
  • Rue des Orfevres: en Navidad una de las calles más decoradas
  • Rue du Sanglier
  • Place Gutenberg
  • Place de La Cathedrale: donde se encuentra, aparte de una de las catedrales más bonitas que he visto nunca, la Casa Kammerzell; una antigua casa medieval de arquitectura gótica muy bien conservada
  • La Cathedrale: recomiendo que consultéis los horarios de apertura ya que es 100% recomendable visitar su interior y su reloj astronómico
  • Rue du Maroquin
  • Place du Marche Aux Cochons de Lait
  • Palais Rohan: actualmente alberga 3 museos
  • Ancienne Boucherie
  • Pont du Corbeau
  • Ancienne Douane
  • Grand’ Rue
  • Place St. Pierre Le Vieux
  • Le Petit France: pasear por este pequeño barrio que recuerda a los pueblos de la Alsacia. Visitar sin falta: Place Benjamin Zix, Maison des Tanneurs, Rue des Moulins, Quai de la Petite France y Ponts Couverts
Foto 7.jpg

Calles de Estrasburgo

Seguramente hay muchos más rincones a descubrir, pero con el día que le destinamos esto es todo lo que pudimos visitar. Echamos en falta dar un paseo en barca por el rio L’ill. El embarcadero se encuentra justo detrás del Palacio Rohan y tiene un coste de unos 12€ por persona.

Nota: si vuestro hotel no está cerca del centro existe una fórmula que llaman P + Tram por unos 3€ que funciona de lunes a sábado y permite aparcar a las afueras y llegar al centro con tren: http://www.cts-strasbourg.fr/en/Services/Parkride.as

Día 5: EstrasburgoFriburgo

Después de pasar varios días en tierras francesas, este sería el día en que cambiaríamos de país y dejaríamos atrás el idioma francés para empezar con el alemán. Antes de cambiar de país os dejo un recopilatorio de platos tradicionales franceses que debéis probar sí o sí:

  • Tarte Flambee (parecido a una pizza blanca)
  • Backeoffe (estofado)
  • Gratín de queso Munster
  • Bretzel
  • Tarte a l’oignon (tipo quirche) o terrine al onion
  • Tarte de fromage blanc
  • Choucroute garnie: col fermentada con carnes y patata
  • Crepes
  • Queso Munster
  • Fondue de queso
  • Foie de canard

Madrugamos de nuevo ya que queríamos dedicar media mañana a visitar aquellos rincones de Estrasburgo que todavía no habíamos podido ver y repetir aquellos lugares que más nos habían gustado para verlos con la luz del día. Entramos a desayunar en el Café de L’ill situado en la Place du Marche Cochons de Lait uno de los pocos lugares que encontramos abiertos. La ciudad despertó bastante tarde, alrededor de las 10 de la mañana. Realizamos un buen paseo de 8 a 11h y regresamos al hotel para coger el coche de nuevo y hacer ruta hasta Friburgo de Brisgovia (Alemania).

Foto 8.jpg

Le Petit France

De camino, nuestro plan era visitar dos pueblos alemanes: Gegenbach y Triberg. La distancia entre Estrasburgo y Friburgo es de 89km (1h aprox.), sin embargo, si se visitan estos dos pueblos el recorrido pasa a ser de unos 150km. Además, no teníamos intención de coger autopistas ya que la distancia no era muy larga y así podíamos hacer uno poco del recorrido por las carreteras de la Selva Negra (muy bonitas por cierto).

Para la ruta de Estrasburgo a Gegenbach escogimos la opción más larga de las dos que había recomendadas en Google Maps y pasa por Willstätt y Hesselhurst. Llegamos Gegenbach a las 12h. Esté pueblo es muy pequeño y 45 minutos bastan para visitarlo. Lo más interesante es las dos torres (Kinzig y Niggel), callejear por las calles Höllengasse y Engelgasse, la Iglesia Santa María (Stadtkirche Sankt Marien), y la Plaza del Mercado donde se encuentra el Rathaus (Ayuntamiento del siglo XVIII), que tiene una característica muy peculiar ya que su fachada es un calendario de adviento.

Todavía era temprano (12.45h) pero antes de seguir la ruta hacia Triberg decidimos comer aquí. Entramos en un bonito restaurante llamado Gasthaus Zum Turm (situado en Haupststrasse 39) y suerte la nuestra que también tenían la carta en español. Aquí la especialidad de la región se llama Flammkuchen y es muy parecida a la Tarte Flambee francesa. Pedimos dos de estas más unas patatas con queso y quedamos muy satisfechos! El camarero era muy agradable y además los precios era muy económicos. ¡Recomendamos este sitio 100%!

Foto 9.jpg

Comida en Gasthaus Zum Turm

Salimos de Gegenbach que ya eran casi las 14h y teníamos 50 minutos en coche hasta llegar a Triberg. Es una carretera bonita rodeada en todo momento de pequeños pueblos de cuento y poco a poco la nieve iba ganando terreno.

Triberg es un pueblo de Alemania, situado en el estado de Baden-Wurtemberg, en el distrito de Selva Negra-Baar. Su gran atracción turística son sus cascadas de más de 160 metros de caída. Sin embargo, nosotros lo queríamos visitar por las tiendas que tiene de relojes de cuco (conocidos como cucuts). Hay que ir mentalizado de que Triberg no es un pueblo bonito para visitar, sin embargo, si os interesan las cascadas y/o cucuts merece totalmente la pena hacer esta parada. Si visitáis Triberg por los cucuts debéis saber que no es un pueblo lleno de tiendas de cucuts, hay alrededor de 7 tiendas y solo 3 de ellas merecen realmente la pena. La más grande y conocida es la casa de los 1.000 relojes y es la más impresionante y bonita pero también nos gustó una tienda llamada Kuckuckuhren.

Foto 10.jpg

Cucuts

Saliendo de Triberg dirección Schonach hay un pequeño pueblo donde se encuentra la casa-cucut más grande. Tenéis que estar atentos ya que es fácil pasarse de largo.

Finalizada la visita, ya eran las 15.30h y decidimos poner rumbo hacia Friburgo, nuestro último destino del día, donde teníamos previsto llegar sobre las 17h y pasar allí la noche.

Nos alojamos en el Hotel Stadthotel Freiburg Kolping Hotels por 98€ la noche. El hotel está situado muy cerca del centro sin embargo era bastante antiguo y la habitación muy pequeña. Además, lo que nos gustó menos fueron las dificultades para aparcar. Habíamos leído que había parking público de pago en las inmediaciones por 14€ al día, pero cuando llegamos vimos que este parking cerraba el domingo por lo que tuvimos que buscar una alternativa. Finalmente dejamos el coche en el parking de un centro comercial un poquito más lejos del hotel y por un precio más elevado.

Una vez estuvimos situados decidimos dar un paseo por Friburgo y la primera parada fue la Catedral de Friburgo. Aunque era bonita, después de visitar la Catedral de Estrasburgo esta no resulta tan impresionante. Dimos un paseo general por la ciudad ya que el centro es más bien pequeño y se visita en un par de horas. La impresión que tuvimos es que era un lugar bonito pero claro, viniendo de Estrasburgo no había punto de comparación. Un lugar que nos gustó mucho y que encontramos por casualidad es el MarktHalle. Según el folleto estaba abierto durante noviembre y febrero y era un mercado con pequeñas paradas de comida de distintas nacionalidades y donde también había música en directo. Es un lugar ideal para cenar, pero nosotros queríamos un lugar un poco más tranquilo y decidimos cenar en un mejicano llamado el Bolero que habíamos visto paseando por la calle Niemnsstrasse 11 y que estuvo bastante bien.

Foto 11.jpg

Schwabentor de Friburgo

¿Qué visitar en Friburgo?

  • Ayuntamiento situado en Rathausplatz
  • Martinstor (puerta de San Martin)
  • Schwabentor (puerta de Suabia)
  • Altstadt (casco antiguo)
  • Calle Gerberaustrasse
  • Calle Bertoldstrasse
  • Calle Herrenstrasse
  • Calle Oberlinden
  • Kaiser-Joseph-Straße (calle principal)
  • Catedral situada en Münsterplatz
  • Historisches Kaufhaus (almacén)
  • Augustinerplatz

Día 6: FriburgoLucerna

No nos habíamos quedado satisfechos con la visita nocturna de Friburgo por lo que el día siguiente a las 8.30h de la mañana ya estábamos paseando por las desérticas calles de la ciudad. Primero hicimos una parada en una cafetería llamada Aufgbrezelt para desayunar algo rápido (sitio más bien flojo pero de los pocos abiertos a esas horas). Queríamos realizar una visita con luz y la verdad es que nos fuimos con una mejor impresión de Friburgo. Paseamos tranquilamente por las calles del casco antiguo, fuimos a ver de nuevo la catedral y sus dos torres. Hay calles muy bonitas sobretodo detrás de la catedral. Nosotros entramos en una pequeña callecita situada a la derecha de la catedral (que va a parar a Herrenstrasse y Oberlinden) y paseamos por esa zona.

Eran las 10h de la mañana y decidimos poner rumbo hacía Lucerna. Dejábamos atrás Alemania para entrar en tierras suizas. El trayecto entre Friburgo y Lucerna son unas dos horas, pero nosotros decidimos hacer una ruta un poco más larga pero más bonita que atraviesa la Selva Negra y rodea los lagos Titisee y Schluchsee. La ruta es preciosa y además por el camino nos encontramos una antigua estación de trenes y paramos a hacernos fotos. ¡Me encantan los trenes antiguos!

Foto 12.jpg

Alrededores de los lagos Titisee y Schluchsee

Llegamos a Lucerna a la 13.00h y fuimos directos a buscar aparcamiento cerca del hotel. Una semana antes del viaje Booking nos contacta y nos comenta que nos tienen que reubicar de hotel y que ellos asumirán los gastos de la diferencia. Por este motivo terminamos alojados en el Hotel Luzernerhof por un precio de 127,17€ la noche (nosotros habíamos reservado el Hotel Rothaus). Booking asumió los costes después de perseguirlos un poco, pero debemos decir que quedamos muy descontentos con este hotel. Aunque su ubicación es buena no repetiríamos por el deficiente trato personal de las recepcionistas. Es bueno saber que en el hotel disponían de plazas reservadas en el parking de al lado por 30€ (comparado con los 60€ diarios que cuesta sin ser cliente del hotel).

Queríamos aprovechar las horas de luz y salimos directos a pasear por Lucerna. Hicimos una parada técnica en el McDonalds y seguimos nuestra visita. Lo mejor de esta ciudad es sin duda su localización. Está ubicada en medio de montañas nevadas y las casas están dispuestas rodeando el río Reuss y el Lago de los Cuatro Cantones. No hay muchos puntos de interés a parte del famoso puente Kapellbrücke, el puente Spreuerbrücke, las iglesias Jesuitenkirchen, Franziskanerkirche y Hofkirche. También se puede subir a las torres de la muralla, pero por lo que había leído solo una tenía buenas vistas y tampoco íbamos sobrados de tiempo.

Mapa Lucerna

Mapa de Lucerna

Mi recomendación es pasear principalmente por las calles cercanas al río y rodearlo de punta a punta contemplando el maravilloso paisaje. Nosotros aprovechamos también para recorrer el circuito marcado en el mapa turístico y así visitar también los puntos de interés que os he comentado más arriba.

Foto 13.jpg

Lucerna

Aprovechamos al máximo las horas de luz y una vez se hizo oscuro fuimos a descansar al hotel y salimos de nuevo a dar un paseo de noche. Tomamos un café en el Starbucks y ya no cenamos.

Día 7: LucernaBernaBarcelona

Eran las 10 de la mañana y dejábamos atrás la bonita ciudad de Lucerna. Hoy teníamos por delante una jornada larga de coche ya que queríamos llegar a Berna a través de Interlaken. Queríamos visitar el pueblo de Lauterbrunnen pero nos conformamos con una vuelta en coche ya que el parking estaba helado y no pudimos aparcar. Es un pueblo de montaña muy bonito conocido por su gran salto de agua.

Después de esta visita decidimos coger una de las carreteras que salen de Interlaken e hicimos un rato de ruta en coche por una carretera de curvas. Las vistas eran preciosas y hacía un día estupendo. Cuando tuvimos suficiente dimos media vuelta y nos pusimos rumbo Berna rodeando el lago Thunersee por la derecha y así pudimos ver el Castillo de Oberhofen.

Foto 14.jpg

Vistas Interlaken

Llegamos a Berna a las 13.00h y acabamos de nuevo en el McDonalds (nos gusta demasiado…). Era el primer día del año y estaba todo cerrado. Hacía un día gris y no había nada de ambiente por la ciudad por lo que decidimos adelantar nuestro regreso. Teníamos planificado pasar la tarde en Berna y hacer noche de camino en Chamberry (situado a 2.30h). Aprovechamos que teníamos wifi en el McDonalds para cancelar la reserva del hotel, dimos un paseo rápido por la ciudad (por la calle principal Gerechtigkeits hasta la Torre del Reloj) y pusimos rumbo a Barcelona. Teníamos unas 9h de camino por delante que se convirtieron en 10h, pero al llegar a casa agradecimos el esfuerzo ya que así tuvimos un día de descanso antes de volver al trabajo.

Foto 16.JPG

Berna

Ha sido un viaje precioso que se puede adecuar a los días que tenga cada uno. Seguro que en otras épocas del año es precioso y además no hace tanto frío como en Navidad. Sin embargo, el hecho de ir en fechas navideñas permite disfrutar de los preciosos pueblos de la Alsacia fantásticamente decorados, así como de las montañas nevadas de la Selva Negra y Suiza en todo su esplendor

Consejos:

  • Aconsejamos mirar las tarifas de Roaming antes de viajar. Actualmente, dentro de la Unión Europea no hay coste adicional, sin embargo en Suiza sigue habiendo coste por Roaming.
  • Vigilar siempre en la carretera, sobre todo en las de montaña e ir bien equipado con cadenas, guantes, agua y ropa de abrigo. En estas carreteras es muy fácil encontrar hielo y es común que animales salvajes se crucen
  • Para aquellos que quieran gastar lo mínimo en el viaje, en Francia es muy común pedir agua del grifo en los restaurantes, lo cual permite reducir unos euros en cada comida

Distancias de referencia:

  • Barcelona – Colmar 1.047km/9:35h
  • Friburgo – Lucerna 164km/1:45h
  • Friburgo – Berna 166km/1:45h
  • Lucerna – Interlaken 67km/1h
  • Interlaken – Lauterbrunnen 13km/18’
  • Lauterbrunnen – Lucerna 79km/1:15h
  • Lucerna – Barcelona 1.050km/9:40h
  • Berna – Barcelona 943km/8:40h

 

Anuncios