Cinque Terre, Lucca, Pisa, Florencia, pueblos de la Toscana y Roma

Para el viaje de verano del 2018, decidimos preparar un roadtrip por el norte de Italia. Queríamos ir 9 o 10 días desde Barcelona en coche y los sitios a visitar que teníamos en nuestra lista eran: Cinque Terre, Lucca, Pisa, Florencia, pueblos de la Toscana y Roma.

Día 1: Barcelona – La Spezia

La primera parada del viaje iba a ser La Spezia ya que es uno de los puntos de partida para visita el Parco Nazionale Cinque Terre. La otra alternativa es Levanto, pero nos decidimos por La Spezia ya que este pueblo se encuentra más cerca de los siguientes puntos de interés de nuestra ruta. Tanto La Spezia como Levanto son buenas alternativas ya que los precios de los hoteles son más económicos sin embargo siempre podéis buscar alojamiento en los mismos pueblos de Cinque Terre.

Decidimos que queríamos hacer la ida del tirón por lo que se nos planteaba un día duro: 1.000km y 10 horas en el coche. Obviamente, la ruta la hicimos por autopista de pago ya que sino las horas subían considerablemente y esto implicó unos 100€ en peajes. Salimos a las 8h de la mañana desde nuestro pueblo después de comprar el desayuno para tomarlo de camino y así empezar el día con energía. Durante la ruta hicimos alguna parada para estirar las piernas y comer algún snack y finalmente llegamos a La Spezia sobre las 19h. Nos alojamos en el hotel La Villa Sofia, situado a 30 minutos del centro y a 15 minutos de la estación central de trenes (La Spezia Centrale). Si decidís alojaros en La Spezia, mi recomendación es que escojáis un hotel que esté cerca de la estación ya que será mucho más cómodo para visita Cinque Terre. Aunque el hotel estaba lejos del centro creo que fue una buena elección ya que así pudimos aparcar de forma gratuita en la calle. Si tenéis el hotel cerca del centro veréis que es más difícil encontrar estacionamiento gratuito.

Después de alojarnos en el hotel decidimos ir a dar un paseo por La Spezia. El centro no es muy grande sin embargo tuvimos la suerte que coincidió que eran fiestas del pueblo y había mucho ambiente. Pudimos disfrutar de los fuegos artificiales en el mismo puerto y fuimos a cenar a un restaurante llamado Toa degli Aranci. Es un restaurante muy agradable con buena comida donde pudimos degustar unas bruschettas y un plato típico llamado Testaroli con pesto y mozzarella (¡es curioso de textura, pero no estaba nada mal!).

Día 2: Cinque Terre (ver post)

Día 3: La Spezia – Lucca – Pisa – Florencia

Después de visitar la región de Cinque Terre, tocaba empezar nuestra ruta por la Toscana. Para este día, teníamos planificado visitar Lucca y Pisa y en función del tiempo poder dar un primer paseo al atardecer por Florencia.

Salimos de La Spezia, donde nos habíamos alojado para visitar Cinque Terre, y hasta llegar a Lucca teníamos 1 hora de trayecto por autopista (9€ de peaje). En caso de ir en coche, es recomendable dejarlo fuera de las murallas ya que es muy difícil aparcar en el centro antiguo y además el tiempo de estacionamiento es limitado. Alrededor de las murallas hay varios parkings de pago sin embargo nosotros encontramos un parking gratuito muy bien situado cercano a la Porta Santa Maria (Area di parcheggio Gratuita en 55100 Lucca). Nuestra recomendación es que pongáis en Google Maps aparcamiento gratuito o free parking y ¡encontraréis opciones seguro! Habíamos leído que uno de los aparcamientos más grandes está situado en el extremo oeste del casco antiguo, cerca de la Porta San Donato.

Lucca se encuentra también a 1 hora de Florencia, por lo que si queréis realizar la visita desde allí podéis alquilar un coche o ir en tren. Los trenes tardan aproximadamente 70 minutos y llegan a la estación de la Piazza Ricasoli, a unos 5 minutos del centro.

Lucca es una pequeña ciudad rodeada de antiguas murallas con un corazón histórico precioso. La ciudad destaca por sus calles adoquinadas, sus plazas e iglesias que nos trasportan a la antigua época romana. Tengo que decir que antes de ir no me habían hablado de esta ciudad y una vez visitada puedo decir que me encantó. Es una ciudad tranquila y amable con un atractivo histórico para recordad. Debido a su tamaño, no importa por dónde decidáis empezar la visita, ya que se puede recorrer toda a pie en una mañana tranquilamente. A continuación, os dejo todas mis recomendaciones de los sitios a visitar, pero veréis que sin buscarlos os iréis encontrando con cada uno de ellos. Además, en los principales puntos de interés, hay siempre un mapa donde indica una ruta turística muy completa.

IMG_2913

Vistas de Lucca

¿Qué visitar en Lucca?

  • Muralla (encierra el casco antiguo)
  • Piazza Santa Maria de Borgo – Porta Santa Maria
  • Piazza San Michele (plaza central) – Chiesa di San Michele in Foro
  • Piazza Napoleone (plaza más grande) – Palazzo della Provincia
  • Piazza San Giovanni – Duomo San Martin
  • Piazza dell’Anfiteatro
  • Piazza Cittadella
  • Piazza San Martino – Cattedrale di San Martino
  • Piazza San Frediano – Basilica di San Freidano
  • Via Fillungo (la calle más animada)
  • Torre e Palazzo Guinigi (entrada en la via Sant’Andrea)
  • Palazzo Pfanner
  • Torre delle Ore (la más alta)

Recomiendo como mínimo subir a una de las dos torres para poder contemplar las vistas de la ciudad. Nosotros subimos a las dos y quedamos encantados, pero si tuviera que elegir una, creo que me quedaría con la Torre Guinigi. El precio por cada una de ellas era de 4€ y había precio especial de 6€ para las dos torres.

Después de pasar unas tres horas en Lucca y haber tomado una rica focaccia en uno de los cafés de la plaza central, decidimos ir a Pisa, principalmente para visitar el Campo dei Miracoli. Estas dos ciudades se encuentran a 45 minutos de distancia en coche por lo que es fácil visitar ambas ciudades en un mismo día. Encontramos fácilmente un aparcamiento a 10 minutos del centro llamado Free Parking – lot Via pietrasantina. Hay que tener en cuenta que Pisa es una ciudad muy turística por lo que en pleno agosto estaba repletada de autocares y turistas.

Solo llegar nos dirigimos al Campo dei Miracoli donde se encuentra la Catedral, el Baptisterio y la famosa torre inclinada de Pisa. A pesar de los turistas es un lugar precioso que no decepciona. Es impresionante ver a todo el mundo intentando hacerle la foto más original junto a la torre. ¡Nosotros lo intentamos, pero es más difícil de lo que parece!

fullsizeoutput_2591

Campo dei Miracoli

En la misma plaza se encuentra la oficina de turismo por lo que aprovechamos para pedir un mapa de la ciudad y hacer una pequeña ruta a pie. Habíamos oído muchas veces que Pisa no tiene ningún interés a parte del Campo dei Miracoli, pero la verdad es que nuestro pequeño paseo por el centro hasta el río Arno nos gustó.

Desde la Piazza del Duomo cogimos la concurrida Via Santa Maria y nos desviamos por la Via U. Dini hasta llegar primero a la Piazza dei Cavalleri y luego a la Piazza Donati. Por esta zona aprovechamos para tomar un delicioso helado en II Gelato di Toto. Recorrimos la Borgo Stretto y la Via Garibaldi hasta llegar al Ponte di Mezzo que cruza el Río Arno. Pasemos también por las calles cercanas a la Via S. Frediano y regresamos a la Piazza del Duorno por la Via Santa Maria y la Via Roma. Es una ruta corta pero ideal para complementar la visita al Duomo.

¿Qué visitar en Pisa?

  • (Catedral, baptisterio y torre) en el Campo dei Miracoli
  • Piazza del Duormo
  • Piazza dei Cavalieri – Palazzo della Carovana
  • Piazza Garibaldi
  • Via Santa Maria
  • Santa Maria della Spina
  • Paseo por el río Arno
  • Puente Solferino
  • Puente di Mezzo
  • Piazza delle Vettovaglie
  • Calle Guglielmo Oberdan
  • Calle del Borgo

No queríamos llegar de noche a Florencia por lo que sobre las 17.30h pusimos rumbo a la capital de la Toscana. La distancia era de 90 km por lo que en 1.30h llegamos a la capital, pero con la mala suerte que nos pilló una tormenta impresionante y hasta las 20h no pudimos llegar al hotel.

Nos alojamos en un hotel sencillo cerca del Mercato Centrale, situado a 10 minutos andando del centro. Como íbamos en coche pensamos que era mejor estar un poco más alejado y así poder encontrar con mayor facilidad un parking. Pudimos dejar el coche en un aparcamiento privado por 21€ el día.

Era tarde, pero queríamos salir a cenar, dar un paseo y ver de noche la catedral. El centro está lleno de restaurantes por lo que es fácil encontrar sitio. La primera noche cenamos en La Cantinetta, no estuvo mal, pero me pareció bastante normalito.

Día 4: Florencia (ver post Florencia en 1 día)

Día 5: Florencia – San Gimignano – Volterra – Colle di Val d’Elsa – Monteriggioni – Siena

La región de la Toscana comprende ciudades como Pisa, Lucca, Pistoia, Florencia o Siena y muchos pueblos típicos de esta región como Volterra, Montepulciano o San Gimignano. Si se visita Florencia, la capital de la región toscana, se suele visitar Pisa y Lucca como excursión de un día. Sin embargo, si se dispone de vehículo se puede visitar también los pueblos situados entre Florencia y Siena (incluso bajar un poco más).

Después de visitar Pisa, Lucca y Florencia queríamos adentrarnos en el interior de la Toscana y visitar los pueblos de San Gimignano, Volterra, Col di Val d’Elsa, Monteriggioni y Siena. A continuación, os detallo la distancia y tiempo aproximados entre sitios:

  • Florencia – San Gimignano 58km / 1h
  • San Gimignano – Volterra 31km / 40 min
  • Volterra – Elsa 28km / 40 min
  • Elsa – Monteriggioni 12km / 12 min
  • Monteriggioni – Siena 15km / 30 min

San Gimignano

San Gimignano, conocido por sus famosas torres, es Patrimonio de la Humanidad y uno de los pueblos más turísticos de la Toscana. Es un pueblo pequeño por lo que es fácil recorrerlo a pie de un extremo al otro y con 2h se puede visitar tranquilamente. Si se llega en coche se deberá pagar unos 2€ de parking. Personalmente lo que más me gustó fue la vía principal (Via San Giovanni) y la Piazza del Duomo y sus alrededores, ya que es donde se encuentran la mayoría de las atracciones turísticas. Aunque lo mejor es recorrer todo el pueblo, los principales sitios a visitar son la via San Giovanni, el Duomo, la Piazza Sant’Agostino, la via San Matteo, la Piazza della Cisterna, el Palazzo Comunale y la Rocca di Montestaffoli que permite tener vistas del pueblo y los campos de alrededor. Si queréis tener vistas panorámicas del pueblo, la única torre en la que se puede subir es la Torre Grossa y en 2018 tenía un coste de 5€ por persona.

 

fullsizeoutput_2670

Vistas panorámicas de San Gimignano

Tengo que decir que había muchísima gente paseando y aunque el pueblo es de película fue difícil disfrutarlo con tranquilidad. Además, dos de las plazas principales tenían instaurados grandes mercadillos y no pudimos disfrutar de la vista 360º de las magníficas plazas.

Si tenéis ganas de helado nosotros lo tomamos en la Caffetteria Gelateria Dell’Olmo y estaba riquísimo.

Volterra

Volterra es una ciudad medieval privilegiada por estar ubicada en una cima escarpada. Allí podréis disfrutar de calles empedradas, anillos de murallas etruscas y grandes plazas con preciosas iglesias y edificios de la época. Es más grande que su pueblo vecino San Gimignano y además nos encontramos menos turistas por lo que lo pudimos disfrutar más. Es un pueblo ideal para pasear tranquilamente y viajar en el tiempo hacia el pasado. El corazón de su casco antiguo está situado alrededor de la Piazza dei Priori. Además, tiene unas ruinas romanas llamadas Velathri que incluye un teatro romano y unas termas, a las cuales se llega desde la Porta Fiorentina.

IMG_0430

Callejeando por Volterra

En este caso, el parking se paga por día y no por fracciones y el precio es de 12€.

Nosotros le dedicamos unas 3h ya que aprovechamos para comer. La verdad es que tuvimos mala suerte y fuimos a parar a un restaurante malísimo, pero hay muchas opciones para acertar.

Colle di Val d’Elsa y Monteriggioni

Siguiendo nuestra ruta hacia Siena teníamos dos paradas más planificadas: Colle di Val d’Elsa y Monteriggioni ya que se encuentran a una distancia de 15 minutos.

Para llegar a la parte medieval de Colle di Val d’Elsa tenéis que poner en el gps Via de Castello ya que este pueblo tiene una zona nueva muy distinta a la medieval. Después de visitar los dos pueblos anteriores (San Gimignano y Volterra), puedo decir que aquí encontramos la paz. Es un pueblo precioso y nada turístico. Recomiendo muchísimo acercase para disfrutar de un pueblo del mismo estilo, pero con más tranquilidad. Aquí el parking es gratuito.

La última parada fue Monteriggioni. Habíamos leído que también era un pueblo muy bonito de la Toscana y que merecía la pena visitar. Tengo que decir que sí que merece la pena, pero después de haber visitado tres pueblos medievales ya estábamos saturados y se nos hizo un poco repetitivo. Está bien para hacer una vuelta rápida y para tomar el café de media tarde, pero si lo volviera a repetir creo que iría directamente a Siena y disfrutaría de más tiempo en esta magnífica ciudad.

Siena

Después de visitar varios pueblos de la Toscana, llegamos a media tarde a Siena. Según dicen es la ciudad medieval más perfecta de Europa y bajo nuestro punto de vista tiene una de las plazas más bonitas y especiales que hemos visto nunca.

Siena es una antigua ciudad medieval declarada Patrimonio de la Humanidad, pequeña y agradable caracterizada por sus calles tranquilas. Se puede visitar en medio día, pero realmente para disfrutar de esta magnífica ciudad se le debe dedicar al menos un día entero.

Lo más bonito e impresionante es su Piazza del Campo donde todavía se disputan dos famosas carreras anuales de caballos del Palio. Tuvimos la gran suerte de que esa semana se hacía esta celebración y estaban preparando la plaza para la carrera. Eso nos permitió, todavía más, situarnos en la época medieval. Es esta magnífica plaza en forma de cocha se encuentra el Palazzo Publico con su impresionante Torre del Mangia, la Fonte Gaia y otros edificios medievales. Muy cerca de aquí, se debe visitar la Loggia della Mercanzia, el Palazzo Piccolomini y la Piazza del Mercato. Después de visitar esta zona recomiendo coger la Via Giovanni hasta llegar a Sant’ Agostino.

Nos había impresionado tanto Il Campo que decidimos cenar en uno de sus restaurantes. Es una de las mejores experiencias que se pueden tener en Siena. Nosotros escogimos el Ristorante Il Bandierino y relación calidad precio estuvo bien.

fullsizeoutput_2671

Vistas desde el restaurante

Otra zona impresionante de esta ciudad es la Piazza del Duomo. Su catedral (Duomo) es muy especial pero no me atrevería a decir muy bonita porque a mí no me encantó (aunque dicen que es una de las catedrales más hermosas de Italia). Sin embargo, su acceso a través de unas impresionantes escaleras me pareció una sensación espectacular. En esta plaza también se encuentra el Museo Archeologico, la Santissima Annunziata y Santa Maria della Scala. Cerca de esta zona también es interesante visitar la Piazza San Giovanni donde se encuentra el Baptisterio.

Si se dispone de más tiempo, se pueden visitar sus principales iglesias situadas en tres extremos distintos de la ciudad: San Domenico, San Francesco y Santa Maria dei Servi.

Día 6: Siena – Motepulciano – Roma

Para este día teníamos planteada una ruta por otros 4 pueblos de la Toscana hasta llegar a Roma, pero decidimos replantear la ruta. Íbamos a visitar Cortona, Montepulciano, Pienza y Montalcino sin embargo con el día anterior ya habíamos visto muchos pueblos medievales y no necesitábamos más. Finalmente decidimos hacer una única parada en Montepulciano, disfrutar por la mañana un rato más de Siena y llegar para comer a Roma.

Desayunamos tranquilamente en Siena y salimos dirección Montepulciano donde llegamos a las 11.30h. Montepulciano encerrado en sus murallas y coronado por un castillo, está situado a lo alto de una colina lo que le permite tener magníficas vistas sobre los campos de viñedos. El pueblo se visitar en 1h y merece la pena realizar la parada.

IMG_0308

Calles medievales de Montepulciano

Roma (ver post Roma en 3 días)